Post-cinemas

Mi padre posee una colección de 800 programas de mano  de cine antiguo  del que se siente muy orgulloso. Hace poco decidí revisarlas por enésima vez y descubrí que ya no las veía con los mismos ojos, el papel se había deteriorado por el paso del tiempo -más de 50 años-,  además había descubierto nuevos vestigios en la cara posterior de estos prospectos en los que hasta entonces no había reparado. (Yo también había cambiado).

Tras este original material de propaganda, concretamente en su reverso, descubrí anotaciones de mi padre y también de personas desconocidas a las que habían pertenecido; sellos del cine en el que se habían proyectado, horarios, anotaciones, cuentas, listas de la compra, sinópsis de un determinado film, veladuras de tinta…. Rastros que más que hablarnos de un film concreto  nos hablan de alguien, de un espectador,  de un momento y un lugar .  Huellas que han preservado  la memoria de aquellos viejos cines de pueblo hoy en día desaparecidos o en ruinas.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s